CONSERVACION

Rescate de vencejos: mitos que matan

Vencejo ave del año SEO/birdlife



FOTO
Javier Marquerie

UN AVE NACIDA PARA VOLAR

Hablamos de un ave en el que todo en el universo se ha aliado a lo largo de centenares de millares de años de evolución para desarrollar el ser volador perfecto. Todo en el vencejo está pensado para su eficacia en el cielo. Alas con la forma de un sable con las que corta el aire a la vez que consigue mucho empuje, cabeza y tronco configurados como un bólido celestial para que nada le frene, patas reducidas a la mínima expresión para no ensuciar su aerodinámica y detalles constitucionales en la cara que le permiten volar a 200 km/h, al tiempo que come. Todo ello, le confiere una etología prodigiosa: al saltar del nido es plenamente autónomo y tardará 22 meses en volver a posarse; caza, duerme y copula volando; y jamás se posará en el suelo o en un árbol de manera voluntaria.

FOTO
Javier Marquerie

1er MITO. “Si encuentras un pollo de vencejo, déjalo donde está que sus padres cuidaran de él”.

Error mortal por necesidad. Jamás un vencejo adulto bajará a alimentar a un pollo que haya caído del nido. Si te encuentras un vencejo, siempre -da lo mismo su edad- hay que recogerlo, meterlo en una caja de zapatos con agujeros y dejarlo en un lugar tranquilo mientras te pones en contacto con el CRAS (Centro de Recuperación de Especies Autóctonas) de tu provincia o con SOS Vencejos. Hay que actuar sin demora. Los vencejos al tener las patas tan cortas no pueden separar el cuerpo del suelo, por lo que las ardientes aceras y asfaltos de las ciudades acaban con ellos en muy poco tiempo.

FOTO
Javier Marquerie

2º MITO. “Si encuentras un vencejo en el suelo, lánzalo al aire y echará a volar”.

Error grave, mortal en muchas ocasiones. ¿Si un vencejo jamás se posa voluntariamente en el suelo, cómo es posible encontrar uno y que además se deje coger sin problemas? Para que un vencejo acabe en el suelo es que algo le ha tenido que pasar. Puede estar débil o deshidratado tras la migración, que se trate de pollo, aún no preparado para volar, quizá se haya golpeado contra un cristal, o que tras una pelea con un congénere haya acabado con sus huesos en el suelo. Pueden haberle pasado muchas cosas y ninguna buena.
“Pero es que yo lo he hecho de toda la vida y sale volando”. Sí, puede ser que con el descanso y el impulso que se le da al lanzarlo, el animal logre volar unos minutos y que lo perdamos de vista, pero lo más probable es que pasados unos kilómetros vuelva a caer. O puede que incluso esto ocurra nada más lanzarlo al aire y que con el nuevo impacto el ave sufra una rotura o una lesión y su recuperación, ahora, sea más complicada o imposible. Antes de liberarlo -nunca lanzándolo al aire- un experto tiene que cerciorarse de que el motivo por el cual cayó al suelo ha desaparecido.

FOTO
Javier Marquerie

3er MITO. “Que no, que si está en el suelo es porque un vencejo no puede despegar por sí mismo”.

Falso en gran parte y error grave en la otra. Un vencejo adulto en buena forma y sin problemas puede despegar del suelo… pero un vencejo adulto nunca estará en el suelo si es que no tiene un problema o ha sufrido un accidente que le obligue a ello. Así que, una vez más, o ese ejemplar tiene algún inconveniente o se trata de un pollo no preparado aún para surcar el cielo. Actuaremos como siempre: caja y ponerse en contacto con los expertos de SOS Vencejos o con el CRAS más cercano.

Muchos rescatadores de vencejos, para comprobar que un ejemplar adulto está perfectamente recuperado como para poder ser liberado, dejan al individuo en el suelo de una habitación o pasillo suficientemente amplio para verificar si puede despegar. Sin embargo, los ejemplares jóvenes que aún no han volado no tienen ni la capacidad muscular ni la pericia con sus alas para lograr remontar, aunque sí son capaces de nivelar el vuelo a un par de centímetros del suelo.

FOTO
Javier Marquerie

4º MITO. “Se les puede alimentar con pienso para gatos, carne e incluso con pan mojado en leche o agua”.

Error mortal y en diferido. Los vencejos son insectívoros integrales: no son rapaces que coman carne, no son carnívoros domésticos que coman pienso, no son gallinas a las que les guste el pan, ni mucho menos mamíferos que crezcan con leche materna. Solo comen insectos vivos. Ni tan siquiera se les puede alimentar con gusanos desecados, ni mucho menos con pasta de cría para insectívoros. Alimentados con esos productos citados, los vencejos se desarrollarán con problemas graves en su plumaje, su aparato digestivo estará gravemente dañado y su desarrollo muscular será desastroso. ¿El resultado? un vencejo que aunque pueda volar no podrá llegar a África, debido al plumaje de baja calidad. Cuando se enfrente a la primera tormenta o el primer vuelo en busca de alimento a larga distancia, su plumaje y sus reservas energéticas le impedirán conseguir su objetivo, muriendo sin remisión. Y, por supuesto, no conseguirá esquivar a ningún depredador que se fije en él: la falta de velocidad le convertirán en alimento de halcón. Y en el caso de que todo eso no le ocurriese a ese individuo en particular, cosa realmente difícil, su esperanza de vida, con el digestivo mal tratado y el cuerpo lleno de grasas y elementos difícilmente asimilables, es muy exigua.

FOTO
Javier Marquerie

¿Entonces qué puedo hacer por un vencejo que me encuentre en el suelo?

Recogerlo y meterlo en una caja de zapatos con unos agujeros a la que previamente le habrás puesto un poco de papel de cocina en el fondo. La caja la situarás en un lugar tranquilo y no muy caluroso. Tocarás lo indispensable al animal para meterlo en la caja y hacerle dos fotos en la que en una se vea entero desde arriba y en la otra se le vea el aspecto de la cara. Estas fotografías serán indispensables para que el experto se cerciore de la especie, edad y estado de salud del individuo. Inicialmente, no intentes darle de beber y mucho menos de comer si no sabes cómo se hace. Después ponte en contacto con el CREA de tu provincia.
Por desgracia, no todos los CREA aceptan vencejos y los que sí lo hacen frecuentemente los alimenta de forma incorrecta y además cuando se saturan -cosa que ocurre en mayo y junio- dejan de cogerlos. Así que, la solución más efectiva, con la que podrás asegurar que el vencejo tenga el mejor futuro, es ponerte en contacto con SOS Vencejos a través de su página en Facebook o en Instagram. Con voluntarios por toda España, ellos te indicarán cómo proceder con el animal, te aconsejarán un CRAS, si procede, y te darán instrucciones a seguir.

  • Déjanos tu opinión

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puedes utilizar estos HTML tags y atributos:

    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>